Conecta con nosotros

Tecnología

Criptomonedas explicadas en 5 puntos claros, sencillos y en español

Adriana Echánove Laborde

Publicado

en

¿Qué son las criptomonedas?

Las criptomonedas pueden considerarse dinero virtual que se intercambia y opera igual que el dinero tradicional, pero con la gran diferencia de que casi todas buscan ser valores descentralizados, es decir, que no estén bajo el control de ninguna entidad en específico.

cripto + moneda

criptografía (cifrado de un mesaje o archivo)+ moneda = criptomoneda

Sus principales características son:

  1. Su valor no está vinculado exclusivamente al comportamiento de una economia nacional o corporación.
  2. Cada criptomoneda pertence a una red (Network) en particular donde, debido a su naturaleza descentralizada, sus integrantes se encargan de mantenerla, proponer mejoras y actualizarla.
  3. Las fluctuaciones en sus precios, ofertas o demandas dependen de los usuarios, de los casos de uso y de las aplicaciones en diferentes industrias.  La mayoría tiene un número finito, por ejemplo, al momento de la creación de bitcoin [BTC] se acuñaron 21 millones de monedas en total y después de ese momento no se pueden crear más.

Sin embargo, la validez de las criptomonedas como método de pago es fundamental para su valor, pues normalmente son más parecidas a las materias primas, como el oro, que al mercado de forex.

¿Cuándo fueron creadas las criptomonedas?

Desde los inicios del Internet se hicieron varios intentos por crear dinero digital, aunque la mayoría fracasaron por diversas razones relacionadas con las limitaciones en la tecnología de la época.

El problema más recurrente era el del doble gasto (double-spending problem), que consiste en que por ser un archivo digital que se envia de una dirección a otra, tanto el remitente como el destinatario mantienen una copia de dicho archivo. Esto era un gran inconveniente, ya que en la economia tradicional un euro, un dólar o un peso no se puede gastar más de una vez en cada ocasión.

Este problema fue resuelto en 2009, con la tecnología Blockchain, creada por un programador anónimo, conocido como “Satoshi Nakamoto”, quien dio luz a la idea de bitcoin [BTC], la primera criptomoneda. En nuestra serie #CriptoEn5Pasos te hablamos más sobre bitcoin [BTC].

¿Cómo funcionan las criptomonedas?

Todas funcionan a través de una red descentralizada que se compone de participantes independientes, cuyo trabajo es otorgar capacidad de procesamiento o almacenamiento a la misma red. Cada criptomoneda tiene su propia red.

Esto se hace a través de la Blockchain (en nuestra serie #CriptoEn5Pasos te hablamos más sobre Blockchain), una especie de libro público donde se registran todas las transacciones que ocurren dentro de la red, es decir, todos los participantes pueden ver el saldo y los movimientos de cada cuenta. A estos actores se les llama mineros, o validadores, dependiendo de la red.

Cada transacción es un archivo que requiere de las claves públicas del remitente y del destinatario (direcciones de la cartera digital), así como la cantidad de monedas transferidas. Además, debe ser firmada por el remitente con su clave privada.

Una vez que se cumple todo esto, los mineros o validadores deben confirmarla o negarla (por lo que es un sistema democrático) para que las criptomonedas viajen de un punto a otro. La red es la carretera, las criptos el coche en movimiento y los mineros/validadores las casetas que atraviesa el auto para llegar a su destino.

La mayoría de las criptomonedas nacen del código de alguna otra. A esto se le conoce como Hard Fork. Una gran mayoría de ellas utilizaron el código de bitcoin [BTC] como base.

¿Por qué son importantes las criptomonedas?

Hay quienes especulan que, con el tiempo, las criptomonedas sustituirán al dinero tradicional pero, para ello, se necesita una completa aceptación de estos valores por parte de los usuarios y de las empresas. Por otro lado también hay quienes consideran que esta tecnología será usada en los back-ends de diferentes industrias, lo que supondría una completa reestructuración de la infraestructura económica actual.

El valor total del mercado, que integra cerca de 2,500 criptomonedas distintas, es mayor a los $187.22 mil millones de dólares; bitcoin [BTC] tiene una capitalización de mercado de $105.87 mil millones de dólares (ambas cifras al momento de esta redacción).

Pueden servir como forma de pago para distintos servicios y mercancías, además de pagos internacionales de remesas que se realizan de manera casi instantánea. Sin mencionar que las tarifas por sus transacciones suelen ser mucho más económicas que las de los sistemas tradicionales.

¿Dónde puedo comprar/usar criptomonedas?

Si aún no posees criptomonedas, hay diversas formas de adquirirlas, ya sea a través de los muchos Exchanges (plataformas de compra/venta/cambio) de criptos, o por medio de sitios especializados en la compra de criptoacciones. Algunos aceptan fiat, y otros, sólo activos digitales.

En el pasado, encontrar comercios que aceptaran criptomonedas era casi imposible. Sin embargo, la situación ahora es muy distinta: tanto en línea como fuera de ella, hay quienes aceptan las aceptan como forma de pago.

Puedes usarlas en grandes retails como Amazon, hasta en tiendas locales, bares, restaurantes, hoteles, etcétera. Por ejemplo, Apple ha autorizado al menos 10 diferentes criptomonedas como forma de pago en su App Store.

Existen aplicaciones con las que es posible mandar propinas en criptomonedas, hacer pagos de servicios o productos, o hasta enviarlas por correo electrónico. Finalmente, hay varios criptocajeros automáticos en Latinoamérica y en otros países alrededor del mundo.

Tecnología

Contratos inteligentes explicados en 5 puntos claros, sencillos y en español

Adriana Echánove Laborde

Publicado

en

¿Qué son los contratos inteligentes?

Como su nombre lo indica, un contrato inteligente (smart contract) es la versión digital de uno tradicional, pero con todas las ventajas que la tecnología ofrece: autonomía, seguridad y confianza. Los contratos inteligentes son programas informáticos que tienen la capacidad de cumplirse, de manera automática, cuando los términos preestablecidos por dos o más partes se cumplen.

Los contratos inteligentes se construyen por medio de una serie de instrucciones que se ejecutan al pie de la letra, sin necesidad de intermediarios o mediadores: si el requisito “A” se cumple, la consecuencia “B” sucederá de forma inmediata.

Si bien los contratos inteligentes ya existían en otras plataformas, pues fueron inventados en los noventa por Nick Zsabo, obtuvieron una mayor popularidad gracias a la tecnología Blockchain (que facilita la inmutabilidad de los acuerdos y, a su vez, tiene naturaleza pública), dando mayor confianza a las industrias que los utilizan.

¿Cómo funcionan los contratos inteligentes?

Un ejemplo sencillo sería el traspaso de un fideicomiso, el cual requiere que el beneficiario tenga cierta edad; en el contrato inteligente se indica la fecha de nacimiento, la edad que debe cumplir el beneficiario para recibir el dinero y la cartera en la que debe depositarse el monto.

Cuando el beneficiario alcanza la edad requerida, el contrato inteligente se ejecuta, enviando los activos a su cartera. A diferencia de su contraparte tradicional, donde se puede prestar a interpretaciones, en Blockchain esto no es imposible porque los contratos son inmutables y muy específicos.

Sin embargo, para poder hacer uno de estos contratos, es necesario tener conocimientos en programación, o contratar algún servicio que lo haga por nosotros.

Actualmente, se pueden encontrar firmas de abogados que empiezan a solicitar que sus candidatos cuenten con conocimientos básicos en programación, para que puedan elaborar este tipo de documentos.

¿En qué industrias son útiles los contratos inteligentes?

Apuestas: eliminaría la necesidad de terceros de confianza a la hora de apostar. Dos o más partes pueden recurrir a un contrato inteligente para asegurar que las condiciones van a cumplirse.

Cadenas de suministro: con un código bien construido, se pueden automatizar y registrar de forma segura, a través de los contratos inteligentes, toda la información relacionada con un envío, creando un rastro permanente e inalterable, es decir, obtienen transparencia, rastreabilidad y prevención de robo.

Compañías de seguros: pueden servir para administrar los procesos internos, pues todo se registra en Blockchain para que contribuya a la gestión de pagos, las notificaciones de accidentes, las indemnizaciones, etcétera.

Validez de arte: mediante contratos inteligentes y Blockchain se puede llevar un registro preciso de la ubicación de costosas obras de arte o exposiciones en museos, para así evitar el robo y la falsificación.

Registro y cambio de propiedad: el registro de documentos en Blockchain para establecer una propiedad desde el inicio, y después cambiar al titular mediante contratos inteligentes. Suecia ya está probando su propia plataforma para lograrlo, mientras que en Holanda, el banco ABN AMRO está diseñando un sistema para bienes raíces basado en esta tecnología.

Elecciones: tanto para el registro como para la verificación, de manera fidedigna, de votos y de resultados en cualquier encuesta. Esto podría aplicarse a un tema trivial, o hasta las elecciones gubernamentales, lo que evitaría los clásicas trampas que existen en diversos países. Incluso podría establecer una consecuencia inmediata, según los resultados.

¿Cuándo se usarán los contratos inteligentes de forma cotidiana?

Por el momento, los usos de los contratos inteligentes son limitados y relativamente básicos, pues se limitan a la tecnología que tenemos pero, idealmente, cuando el Internet de las Cosas (IoT) sea una realidad, podremos ver más usos, ya que, sin duda, representan una reducción de costos en diferentes ámbitos.

Es importante mencionar que, dependiendo de la plataforma elegida para desarrollar un contrato inteligente, el lenguaje de programación puede variar. Por ejemplo, para Ethereum, se usa Solidity, mientras que en Cardano se usa Haskell. Las Blockchain más conocidas para contratos inteligentes son: Ethereum, EOS, Tezos, Cardano y NEO.

Aunque el desarrollo de smart contracts está avanzando lentamente, Hay un fuerte interés, pues incluso algunas universidades buscan introducir a sus estudiantes en el tema y, en otros casos, ya han emitido títulos para sus estudiantes mediante programas piloto. Incluso, algunas empresas ya los utilizan a través Enterprise Ethereum Alliance, para realizar tareas básicas.

Según la consultora Capgemini, se impondrán en la industria en sólo tres años gracias a la eficiencia y el ahorro que pueden proveer.

La pregunta del millón, ¿son legales los contratos inteligentes?

Todo depende de la jurisdicción, o de la interpretación del contrato mismo, dado que se escriben en Blockchain, por lo que pueden ser consultados desde cualquier lugar en el mundo. Se mantienen en la llamada “zona gris”.

En 2014, el artículo de Samuel Bourque y Sara Fung Ling Tsui titulado A Lawyer’s Introduction to Smart Contracts, llega a la siguiente conlcusión:  

La actual posición legislativa, al tiempo de este escrito, es muy simple: nunca se han discutido en las legislaturas. La razón es que, por supuesto, esta discusión es preventiva, ya que los contratos inteligentes no están públicamente disponibles como un producto o servicio, aunque hay un software de versión beta para demostrar el concepto tecnológico. Puede ser ilegales, al igual que las criptomonedas cuando se les aplican leyes inflexibles; algunas jurisdicciones pueden tener regulaciones inherentes que prohíban los SC”.

Aunque dicha discusión ya no es preventiva, pues Ethereum y sus contratos inteligentes nacieron en 2015. Sin embargo, no es posible afirmar que son ilegales o que están prohibidos. Todavía hay bastantes consideraciones legales que deben resolverse en cuanto a este tema, pese a que sí ha habido una apertura. Por ejemplo, en Arizona, E.U., tienen la misma condición que los contratos tradicionales.

Continúa leyendo

Tendencias

Suscríbete al boletín de AMBCrypto